Izquierda Unida ha presentado una denuncia ante la Fiscalía por la construcción de un puente sobre el río Guadaiza realizada por la promotora Real de la Quinta en Benahavís, destruyendo ecosistemas de la Red Natura 2000 protegidos por la Directiva Hábitat 92/43/UE, así como por embovedar más de 1.600 metros lineales del cauce del arroyo Benabolá, destruyendo también hábitats naturales de interés comunitario.

Sauceda (Salix pedicellata) del río GuadaizaLa zona del río Guadaiza afectada es Zona de Especial Conservación (ES6170020). El río está flanqueado por una sauceda de Salix pedicellata (Equiseto-Salicetum pedicellatae) con un gran desarrollo y buen estado de conservación. Debido al valor ecológico de sus riberas (tipología II) y al buen estado de conservación hidrogeomorfológico (tipología I) fue catalogado como Espacio Fluvial Sobresaliente de Andalucía: EFS-MA-02 Río Guadaíza (tipologías I y II). Entre las especies acogidas por las saucedas del río Guadaiza, incluidas en el anexo I de la Directiva Hábitats, se encuentra la planta Galium viridiflorum, endémica de Málaga y Granada, catalogada como especie Vulnerable en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía e incluida como especie prioritaria en los anexos II y IV de la Directiva Hábitats.

Las obras han afectado al hábitat de la comunidad nativa de peces compuesta por el barbo gitano (Luciobarbus sclateri; Casi Amenazado en el Libro Rojo de los Peces Continentales de España, LRPCE), la boga meridional (Pseudochondrostoma willkommii, endemismo suribérico, Vulnerable en el LRPCE e incluida en el anexo II de la Directiva Hábitats), el cachuelo malagueño (Squalius malacitanus, endemismo suribérico aún no catalogado), el blenio de río (Salaria fluviatilis, En Peligro de Extinición  en el LRPCE) y la anguila (Anguilla anguilla, Vulnerable en el LRPCE) (Doadrio et al., 2011). Las obras realizadas con maquinaria pesada sobre el lecho del río afectan especialmente a las poblaciones de blenio de río (o pez fraile), pues se han eliminado las pozas y las piedras más grandes, que utiliza la especie para su reproducción (Doadrio et al., 2011).

Macho de Oxygastra curtisii (Diego Rodríguez Martínez)En el río Guadaiza se ha detectado también la presencia de especies muy raras y amenazadas de libélulas. Las más importantes se encuentran incluidas en el Libro Rojo de los Invertebrados de Andalucía: Macromia splendens (En Peligro Crítico de Extinción), Oxygastra curtisii (En Peligro de Extinción), Gomphus graslinii (En Peligro de Extinción) y Zygonyx torridus (Vulnerable) (Gavira & Carrasco, 2012; Rodríguez Martínez & Conesa-García, 2014). Las tres primeras se encuentran también incluidas en los anexos II y IV de la Directiva Hábitats.

La afección a este tramo del río Guadaiza también ha afectado a sus poblaciones de nutria (Lutra lutra), por verse afectada la calidad de su hábitat como por la afección a las poblaciones de peces, base de su sustento. La nutria paleártica está catalogada como Vulnerable en el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía e incluida en los anexos II y IV de la Directiva Hábitats.

La construcción del puente y escolleras, además de afectar a la hidrogeomorfología del río, aumentando además la velocidad de las aguas en las zonas más bajas del cauce, ha sido realizada sin un Estudio de Impacto Ambiental preceptivo.

La legislación europea otorga su “máxima protección” a los espacios naturales que considera importantes, integrándolos en su Red Natura 2000, calificándolos como Zonas de Especial Conservación (ZEC). Las garantes de esta protección europea son las autoridades españolas, administrativas y judiciales. A tenor de lo que está ocurriendo, las administrativas no hacen lo NECESARIO para garantizar esta protección; se ha visto cuando Endesa ha abierto un carril en Sierra Bermeja para reparar una torreta de luz, y ahora se comprueba como practicamente “alicatan” un río con un extraordinario valor natural, también protegido como ZEC. Confiemos en que en este caso las autoridades judiciales impongan un castigo ejemplar y depuren responsabilidades políticas y técnicas, aunque el mal ya está hecho: ¿acaso van a destruir el puente que “salva el río” para llegar a la gigantesca urbanización que promueve Real de la Quinta en Benahavís?

Lo ocurrido se encuadra dentro de la incompetencia de la Administración andaluza velando por nuestro patrimoninio natural. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio argumentó en agosto de 2014 que Sierra Bermeja ya tenía suficiente protección porque es ZEC, y con esa respuesta zanjó el debate sobre la propuesta de declaración de Sierra Bermeja como parque nacional, aunque luego, en diciembre de 2014, después de la modificación de la Ley de Parques Nacionales, tuvo que dar marcha atrás en sus declaraciones y añadir algo más de 10.000 hectáreas de Sierra Bermeja a su propuesta de declaración de Parque Nacional Sierra de las Nieves, para que cumpliese la legislación.

La información técnica ha sido proporcionada por el biólogo Óscar Gavira, después de conocer la denuncia presentada por el grupo municipal de Izquierda Unida-Los Verdes, del Excmo. Ayuntamiento de Marbella