En la parte occidental de Sierra Bermeja se encuentra una de las dos únicas localizaciones en el mundo donde se han descrito pseudomorfos de diamantes.

Por increíble que parezca, un mineral tan común como el grafito, utilizado por ejemplo en las minas de los lápices, tiene la misma composición que el diamante. Ambos están formados sólo por carbono (C) pero se diferencian en la forma en la que los átomos de este elemento químico se ordenan. Mientras que en el diamante los átomos de carbono se disponen en los vértices de un cubo (estructura cristalina cúbica), en el grafito se disponen en capas de anillos hexagonales (estructural hexagonal). Este simple cambio en el ordenamiento de la estructura cristalina hace que las propiedades de ambos materiales sean radicalmente diferentes: un material blando y opaco en el caso del grafito, y duro, brillante y transparente en el caso del diamante.

El diamante y el grafito en la Tierra

En la superficie de la tierra (en la capa denominada “corteza terrestre”) la forma más estable del carbono es el grafito. El diamante natural se forma sólo cuando el carbono se somete a grandes presiones, en la capa profunda de la Tierra conocida como “manto terrestre”, generalmente a profundidades superiores a los 200 km.

El carbono es muy abundante en las rocas de la corteza terrestre, por lo que su forma más estable a baja presión, el grafito, es relativamente común. Este es el origen de las minas de grafito que se han explotado en diferentes localizaciones de la Serranía de Ronda.

Grafito de Sierra Bermeja
Fotografía: Grafito de Sierra Bermeja

El diamante, por el contrario, es muy raro, ya que el carbono es un elemento extremadamente escaso en el manto terrestre y sólo aparece concentrado en unas rocas también escasas denominadas “eclogitas” y “piroxenitas”. Estas rocas se introdujeron hace miles de millones de años a las profundidades del manto terrestre a través de las zonas de subducción (como las que existen actualmente a lo largo de la cadena montañosa de los Andes) por los procesos orogénicos de la tectónica de placas. Por ser muy escasas y encontrarse a profundidades entre 200 a 600 km de la Tierra, las eclogitas y piroxenitas con diamante son inaccesibles, pero fragmentos de estas rocas aparecen en los volcanes de kimberlitas, formados por magmas profundos que en su rápido ascenso hacia la superficie los arrancaron de las entrañas del manto terrestre. Por ello, los volcanes de kimberlitas albergan las principales minas diamantes del mundo, que se encuentran en Sudáfrica (entre otras, en la localidad de Kimberley, de donde proviene la palabra “kimberlita”), Brasil, Canadá y Rusia.

Los pseudomorfos de diamantes

Un pseudomorfo es un mineral que preserva la forma cristalina del mineral original del que procede, antes de su transformación.

Es muy popular aquella campaña publicitaria que afirmaba que “un diamante es para siempre”. Efectivamente, los diamantes arrancados del manto se preservan sin transformarse a grafito y pueden parecer eternos porque ese proceso de transformación es extremadamente lento, requiere muy altas temperaturas y condiciones geológicas inusuales. En los raros casos en los que sí ocurre la transformación de diamante en grafito, a pesar de tener este último en la naturaleza una estructura cristalina en forma de hexágonos, preserva en esta transformación las formas cúbicas y octaédricas de los diamantes originales, dando lugar a un pseudomorfo de diamante.

Hasta épocas muy recientes nunca antes se habían descrito diamantes transformados a grafito en la naturaleza, por lo inusual de su origen y por la rareza de las eclogitas y piroxenitas del manto (Garrido y co-autores, 1999).

En la parte occidental de Sierra Bermeja se encuentra una de las dos únicas localizaciones en el mundo donde se han descrito pseudomorfos de diamantes

En todo el mundo solo existen dos lugares donde hayan sido descritos estos pseudomorfos formados a partir de diamantes: en Beni Bousera (Rif, Marruecos) y en Sierra Bermeja. Estos descubrimientos fueron publicados por investigadores británicos en las prestigiosas revistas Nature (Pearson y coautores 1989) y Geology (Davies y coautores, 1993).

En las rocas eclogitas y piroxenitas diamantíferas, los diamantes se transformaron en grafito preservando la forma original, a consecuencia de los procesos geológicos y las temperaturas extremas que causaron el emplazamiento de rocas del manto profundo de la Serranía de Ronda, hace unos veinte millones de años (Garrido y coautores, 2011).

El afloramiento excepcional de Sierra Bermeja ha permitido investigar también el origen de las piroxenitas diamantíferas en el manto terrestre. Estudios realizados por investigadores del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-Universidad de Granada) han concluido que estas rocas ricas en carbono se introdujeron desde la corteza al manto terrestre hace más de 1.200 millones de años (Varas-Reus y coautores, 2018).

Las piroxenitas de esta localización de Sierra Bermeja, en la que aparecen pseudomorfos de diamante de hasta 2cm, contenían originalmente hasta un 15% de diamantes. Se trata de una concentración de unos diez millones de quilates por tonelada, mil veces superior a las concentraciones que se encuentran en las minas de diamante en kimberlitas.

Sin lugar a dudas, los afloramientos que se ubican en la parte occidental del macizo peridotítico de Sierra Bermeja son un patrimonio geológico excepcional y la razón por la que esta zona de Sierra Bermeja concentra el mayor número de publicaciones científicas de alto impacto de la geología de las peridotitas de la Serranía de Ronda.

La parte occidental del macizo de Sierra Bermeja

La parte occidental del macizo de Sierra Bermeja concentra los valores más importantes de biodiversidad (por ej. el único bosque de pinsapos como tal, que existe en el mundo sobre peridotitas) y también, como se describe en este caso, los más importantes relacionados con la geo-diversidad y patrimonio geológico del afloramiento de peridotitas de la Serranía de Ronda. A pesar de ello, esta parte occidental ha quedado excluida de la actual propuesta de Parque Nacional Sierra de las Nieves, incluso excluida de su Zona Periférica de Protección, pese a que el principal sistema natural en extensión que justifica la declaración del Parque Nacional es el de los afloramientos de peridotitas, ocupando el 39.85% del territorio, es decir, 9.186 hectáreas de las casi 23.000 que tiene la propuesta de Parque Nacional, y pese a que esta parte excluida duplica en extensión y valores la parte de las peridotitas incluidas en la propuesta.

Referencias:

  • Davies, Gareth & H. Nixon, Peter & Pearson, Graham & Obata, Masaaki. (1993). “Tectonic implications of graphitized diamonds from the Ronda peridotite massif, southern Spain”. Geology. DOI: 10.1130/0091-7613(1993)021<0471:TIOGDF>2.3.CO;2.
  • Garrido, C. J. & Bodinier, J. L. (1999). «Diversity of mafic rocks in the Ronda peridotite: Evidence for pervasive melt-rock reaction during heating of subcontinental lithosphere by upwelling asthenosphere». Journal of Petrology 40, pp.729-754. DOI: https://doi.org/10.1093/petroj/40.5.729
  • Garrido, C. J., Gueydan, F., Booth-Rea, G., Precigout, J., Hidas, K., Padron-Navarta, J. A. & Marchesi, C. (2011). «Garnet lherzolite and garnet-spinel mylonite in the Ronda peridotite: Vestiges of Oligocene backarc mantle lithospheric extension in the western Mediterranean». Geology 39, pp.927-930. DOI: https://doi.org/10.1130/G31760.1
  • Pearson, Graham & Davies, Gareth & H. NIXON, P & J. Milledge, H. (1989). “Graphitized diamonds from a peridotite massif in Morocco and implications for anomalous diamond occurrences”. Nature. 338. DOI: 1038/338060a0.
  • Varas-Reus, M. I., Garrido, C. J., Marchesi, C., Bosch, D. & Hidas, K. (2018). «Genesis of ultra-high pressure garnet pyroxenites in orogenic peridotites and its bearing on the compositional heterogeneity of the Earth’s mantle». Geochimica et Cosmochimica Acta 232, pp.303-328 DOI: 10.1016/j.gca.2018.04.033
Autor: Carlos J. Garrido

Es doctor en Geología por la Universidad de Granada. Trabaja en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (IACT), centro de investigación dependiente del CSIC y de la Universidad de Granada.
La parte occidental de Sierra Bermeja ha quedado excluida de la propuesta de Parque Nacional