Un estudio recientemente publicado por la revista Takurunna (Romero Silva et al., 2012) presenta el estudio de la mina de cobre del Cardenillo (río Guadalmansa, Benahavís), realizado, tanto desde la óptica geológica investigando el encuadre de la mineralización y su tipología metalífera, como localizando referencias escritas sobre su explotación, indicios materiales de su laboreo y evidencias arqueológicas en su entorno. Los resultados llevan a los autores a defender una cronología romano-republicana (siglos II-I a.C) para el inicio de la explotación.

Desde el punto de vista geológico, la mineralización de la Mina del Cardenillo se localiza en el borde sur más apical del macizo de Sierra Bermeja. La mina está emplazada en un contacto neto y mecánico entre secuencias de gneises granitoides y migmatiticos con cuarzo, feldespato y sillimanita del Manto de Guadaiza, y las serpentinitas y peridotitas serpentinizadas del Manto de Reales.

El yacimiento constituye un ejemplo excepcional de la zonación mineralógica de un depósito de cobre con sus tres partes bien diferenciadas en la vertical, de superficie a interior, y que son, la zona de oxidación y alteración supergénica, origen de la primitiva explotación donde se obtuvo un beneficio cómodo y al menor coste de infraestructura metalúrgica, la zona de cementación, y la zona de sulfuros primarios, ambas coincidentes con el nivel freático y el pozo de la explotación, mas relacionado con explotaciones retrabajadas más recientemente.

Bibliografía:Las minas de cobre y el yacimiento de época romano-republicana del cerro del Cardenillo, río Guadalmansa” (2013). Romero Silva, J.C.; Martos Martín, J.; Navarro García, J.M; Suárez Padilla, J.; Navarro Luengo, I. Revista Takurunna, Anuario de Estudios de Ronda y la Serranía, núm.3, pp.9-55