Nuevas poblaciones de tres libélulas protegidas y muy amenazadas han sido halladas en el transcurso de un estudio desarrollado en los ríos de la Costa del Sol y Sierra Bermeja, cuyos resultados preliminares han sido publicdos en el Boletín de la Asociación Odonatológica de Andalucía (Rodríguez Martínez y Conesa García, 2015). Destaca por su altísimo grado de amenaza Macromia splendens, declarada por la legislación andaluza en 2003 como en peligro crítico de extinción.

Junto a esta especie extremadamente amenazada, los investigadores han constatado que otras dos especies en peligro de extinción, Gomphus graslinii y Oxygastra curtisii, mantienen también varias poblaciones que se desconocían en estos ríos.

El equipo de biólogos de la Asociación Odonatológica de Andalucía que ha publicado estos hallazgos, lleva varios años estudiando las libélulas de los ríos de Sierra Bermeja que desembocan en la Costa del Sol: Padrón, Castor, Guadalmansa, Guadalmina, Guadaiza y Verde. Los resultados publicados han puesto de manifiesto entre otras cosas que Sierra Bermeja alberga el mismo número de especies de libélulas que el Parque Nacional de Doñana o el Parque Natural de Cazorla.

Además demuestran que todos sus ríos presentan un estado de conservación excepcional al albergar las especies de la Península más amenazadas y exigentes con el hábitat como Macromia splendens y Gomphus graslinii, que actualmente solo sobreviven en espacios muy poco alterados y están protegidas por varias leyes y directivas autonómicas, estatales y comunitarias.

El futuro de algunas de estas poblaciones no parece muy halagüeño, al coincidir su área de distribución con zonas que quedaron en su día fuera del área protegida de Sierra Bermeja (LIC Sierra Bermeja-Real), como en el caso de varias poblaciones halladas en Estepona.

Aún más preocupante es el caso de Benahavís, donde su distribución a menudo coincide directamente con zonas clasificadas como suelo urbanístico en el PGOU pendiente en estos momentos de aprobación definitiva por la Junta de Andalucía, como serían las fincas de Montemayor, La Romera y parte de la Resinera, en la cuenca del Guadalmansa, o los Altos de la Quinta en la cuenca del Guadaiza, ríos declarados Zona de Especial Protección por el Gobierno andaluz a principios de 2015.

Varias alegaciones por parte de vecinos del municipio y de asociaciones ecologistas han sido puestas ante el Ayuntamiento de Benahavís y la Consejería de Medio Ambiente solicitando que estos terrenos de altísimo valor ecológico pasen a ser suelos rústicos de especial protección en el nuevo PGOU, evitando así que la expansión urbanística siga destruyendo irreversiblemente sus ecosistemas.

Los propios autores del estudio ponen de relieve en la discusión de sus resultados, la necesidad de proteger estos ecosistemas únicos que están desapareciendo por la especulación y aconsejan para Sierra Bermeja un nivel de protección acorde realmente con sus valores medioambientales: la figura de Parque Nacional.

Fuente:Odonatos en los cursos fluviales de la fachada sur-oeste de Sierra Bermeja (Málaga, España): Resultados preliminares” (2015), Rodríguez Martínez, D.; Conesa García, M.A. Boletín de la Asociación Odonatológica de Andalucía