Un reciente trabajo publicado por Noelia Hidalgo Triana y Andrés V. Pérez Latorre a finales de 2017 en la revista Takurunna, ha actualizado el listado de serpentinófitos suribéricos, es decir, la relación de plantas que crecen sobre suelos peridotíticos (denominados ecosistemas serpentinícos), elevando la lista hasta 29 taxones distintos, 2 más que en la anterior relación de 2013. La relación se estructura en tres bloques, siendo el más amplio el formado por plantas endémicas que se han adaptado a vivir estrictamente sobre serpentinas y no son capaces de vivir sobre otro tipo de suelos (denominadas serpentinófitos obligados), con 24 taxones, entre los que destaca por su singular belleza la Staehelina baetica (en la imagen).

La incorporación de los nuevos taxones descubiertos pone de manifiesto la necesidad de seguir investigando, pues podría haber otros por desvelar. Además, ha evidenciado la falta de coherencia existente entre la relación de taxones amenazados y la lista de protegidos a todos los niveles, principalmente porque la mayoría de los endemismos serpentinícolas se encuentran en espacios naturales no protegidos. Por estas razones, el estudio concluye recomendando aumentar la protección sobre los afloramientos serpentinícolas con mayor concentración de especies endémicas, en particular sobre Sierra Bermeja, pues alberga dentro del afloramiento ultramáfico ibérico la mayor cantidad de dichos endemismos, además del pinsapo y del único pinsapar del mundo sobre peridotitas, razones que a juicio de los autores justifican su declaración como parque nacional.

El ejemplar del volumen doble de Takurunna (núm.6/7) puede adquirirse a través de la Editorial La Serranía o descargarse en versión PDF en este enlace.

Referencia:

  • Hidalgo Triana, N.; Pérez Latorre, A.V. (2017) “Los serpentinófitos suribéricos: las joyas botánicas de Sierra Bermeja”. Revista Takurunna. Anuario de estudios de Ronda y la Serranía 6-7, pp.107-119